Síndrome del ojo seco (SOS)

El síndrome de ojo seco es la razón más común de visita al oftalmólogo.

Es una enfermedad multifactorial de la superficie ocular que da lugar a una variedad de síntomas, incluyendo incomodidad, alteración visual, inestabilidad de la película lagrimal y daño en la superficie ocular. Existe una mayor osmolaridad de la película lagrimal y muy a menudo una inflamación crónica de la superficie ocular.
El síndrome de ojo seco es un mal funcionamiento de la unidad funcional lacrimal del paciente, que comprende las glándulas lagrimales y superficie ocular. La superficie ocular consiste en la córnea, conjuntiva y glándulas, y párpados meibomianos, junto con los nervios que los unen.

Las razones del síndrome del ojo seco son:

  • Disminución de la producción lagrimal en algunos pacientes.
  • Aumento de la evaporación lagrimal.
  • Calidad incorrecta de las lágrimas en la mayoría de los pacientes

Estas razones causan una mal funcionamiento de la unidad lagrimal del paciente y síntomas irritantes.

El ojo seco es un término general, que indica anormalidades de la capa lagrimal que normalmente recubre las superficies del ojo. En la mayoría de los casos la razón principal no es la cantidad de lágrimas, sino la calidad inadecuada de las lágrimas causadas por el funcionamiento incorrecto de las glándulas meibomianas secretoras de lípidos que proporcionan una visión clara y protegen los tejidos superficiales sensibles.

Síntomas de los ojos secos

Los pacientes presentarán algunos de los siguientes síntomas:

  • Ojos cansados ​​al leer, ver la televisión, o trabajar con el ordenador.
  • Sensación de cuerpo extraño en el ojo.
  • Dolor en los ojos.
  • Ojos gruesos.
  • Visión fluctuante.
  • Los párpados se cierran por la noche.
  • Ojos irritados.
  • Intolerancia a las lentillas.
  • Exceso de secreción mucosa.
  • Ojos llorosos.
  • Irritación por el humo.
  • Aumento de la sensibilidad a la luz (fotofobia).
  • Visión borrosa

Clasificación de ojos secos

La forma más leve de ojos secos se puede manejar con el uso de lágrimas artificiales, terapia con calor en los párpados y cambios ambientales. La mayoría de las personas han sufrido alguna vez de ojos secos.

Los síntomas de ojo seco moderados afectan más a la visión y además causan un impacto en la calidad de vida, debido a síntomas más severos como dolor crónico, sensibilidad a la luz y a los ojos.

El ojo seco severo puede ocasionar daño de la superficie ocular externa, en la conjuntiva y especialmente en la córnea conduciendo a la ulceración de la córnea, una posible infección y el grave deterioro de la vida cotidiana e incluso discapacidad visual.

Causas de los ojos secos

Las principales causas de riesgo son el aumento de la edad y el sexo femenino, pero el síndrome del ojo seco es un síntoma y afección muy común que afecta a casi todo el mundo en cierta medida durante su vida.
El síndrome del ojo seco tiene una amplia variedad de causas:

  • Disfunción de la glándula de Meibomio (MGD).
  • Blefaritis anterior o posterior.
  • Enfermedad de la superficie ocular / conjuntivitis alérgica.
  • Enfermedades sistémicas como el síndrome de Sjögrens, artritis reumatoide, SLE, o enfermedad de tiroides.
  • Condiciones oculares como rosácea ocular y distrofias corneales.
  • Rosácea, atopía.
  • Condiciones del párpado.
  • Lesiones oculares y quemaduras.
  • Razones idiopáticas.
  • Trastornos parpadeantes.

Diagnóstico

Los síntomas del ojo seco son comunes, pero un examen completo debe incluir la medición de la cantidad de la producción de lágrimas y la calidad de las lágrimas, así como un examen clínico para evaluar la condición de los tejidos.

Medición de la estabilidad de la película lagrimal.
El ojo que funciona correctamente tiene una película lagrimal que está disponible continuamente y que parpadeando mantiene la continuidad de la película lagrimal. En pacientes con ojos secos, la película lagrimal es inestable y se rompe más rápido. Por lo tanto, el tiempo de ruptura de lágrima es más corto. Usted puede comprobar estos síntomas forzando sus ojos a permanecer abiertos y sentirá una sensación de sequedad, que le obligan a parpadear o cerrar los ojos.

Tiempo de rotura lagrimal (BUT).
Mide el intervalo entre el último parpadeo completo del individuo y la ruptura de su película lagrimal.
Esta prueba necesita el uso de fluoresceína y la lámpara de hendidura.
Un BUT menor a 10 segundos sugiere un ojo seco.
Hoy en día se puede medir con queratografía sin necesidad de fluoresceína y se llama NIBUT. Un valor inferior a 15 segundos sugiere un ojo seco.

Schirmer.
Es una prueba de volumen lagrimal que mide la cantidad de ojos secos pero no la calidad de las lágrimas. En raras ocasiones la cantidad de lágrimas en insuficiente, en la mayoría de los casos la causa es la calidad de la producción lagrimal.
Un valor inferior a 5 o 6 sugiere falta de lágrimas, 6-10 es el límite y por encima de ese valor es normal.

Altura de menisco lagrimal.
Se puede medir simplemente con una lámpara de hendidura ajustando la altura de la luz para que coincida con la altura de la película lagrimal en el párpado inferior.
Una altura inferior a 0,2 mm sugiere ojos secos.

Tinción.
La tinción sirve como un indicador de la salud de la superficie ocular
La fluoresceína es el método más utilizado de tinción de la córnea y la conjuntiva, y el resultado se evalúa con una lámpara de hendidura.
La prueba de Rosa de Bengala identifica el tejido desvitalizado. Es mejor hacerla 3-5 minutos después de instalar las gotas. Un patrón de córnea interpalpebral y conjuntiva bulbar se observa típicamente con una deficiencia de la secreción lagrimal acuosa.
Con la tinción verde de Lissamine se puede observar las células muertas en la superficie ocular mediante la lámpara de hendidura.

Osmolaridad
En condiciones de ojo seco, la fuerza u osmolaridad de las lágrimas se incrementa y se denomina hiperosmolaridad. Se puede medir con un dispositivo que recoge un nanolitro de lágrimas y analiza la osmolaridad de las lágrimas. Los valores normales oscilan alrededor de 304 mOsm /kg, mientras que los valores superiores a 320 mOsm / kg sugieren una condición de ojo seco.

Tratamiento de los ojos secos

El objetivo del tratamiento es disminuir los síntomas y aumentar la calidad de vida. En algunos casos los síntomas no se pueden curar totalmente.
Las opciones de tratamiento:
1) Asesoramiento medioambiental:

  • Purificador de aire en el hogar o en la oficina.
  • El efecto del aire acondicionado, trabajo con el ordenador, el flujo de aire, el efecto de viajar en avión, el efecto de fumar y el consumo de alcohol.

2) El uso y tipo de gotas lubricantes según las necesidades del paciente
3) El uso de gotas médicas como corticosteroides, antibióticos.
4) Higiene de los párpados y tratamiento local con compresas calientes.
5) Tratamiento de la normalización de la secreción de las glándulas de Meibomio con Thermoflo.
6) Medicamentos sistémicos.

Después de un examen completo y un programa de tratamiento detallado, la mayoría de los pacientes, si no todos, obtienen resultados satisfactorios, disminución o desaparición de los síntomas y aumento de la calidad de vida. El ojo seco es un síntoma muy común y hay diferentes opciones de tratamiento, no sólo el uso de lágrimas lubricantes que a menudo no son suficientes para resolver los síntomas.